Terapia Individual

La terapia individual se estructura en 3 fases:

1. Evaluación

2. Diagnóstico

3. Tratamiento

 

El proceso comienza en una primera entrevista que sirve para evaluar la problemática a tratar, analizar los factores que intervienen y dar un primer diagnóstico. A partir de aquí, se realiza un programa de intervención personalizado (planificación del tratamiento, la frecuencia de sesiones, horarios y disponibilidad).

 

Los motivos de consulta más frecuentes que nos encontramos en terapia individual son, por un lado, personas que presentan:

   - Síntomas clínicos como Ansiedad, Depresión, Adicciones, Fobias, Trastornos Alimentarios y de Conducta, Trastorno Bipolar, Trastorno de Estrés Post-Traumático, etc.

2016-03-18-19-13-05.jpg

Consulta acreditada por el Departament de Sanitat de Catalunya como Psicología General Sanitaria

 - Y por otra parte, personas con problemas relacionales (con los padres, hijos, jefes, pareja etc.), relaciones tóxicas, abuso narcisista, carencia de habilidades sociales, asertividad, inseguridad y autoestima, entre otros.

Para abordar estas dificultades utilizamos diversas herramientas en función de la persona y podemos realizar las sesiones en dos espacios:

   - En la consulta: combinando herramientas de la Psicología Tradicional (EMDR, Terapia Cognitiva, Gestalt) con Terapias Alternativas (Kinesiología, Flores de Bach, Regresiones, Psych-k, Empatía Bioenergética, Los 7 pasos del Perdón, el Código de la Realidad)

   - En la hípica para los casos en que el problema está cuando "ya me se la teoría pero lo que me cuesta es hacer el cambio real"

  - Combinando ambos espacios: en este caso trabajamos en la consulta a nivel interno, (pensamientos y sentimientos) y en la hípica a nivel externo (la conducta, el comportamiento observable, la acción)

 

Lo que acabamos consiguiendo con éste método no es sólo la desaparición de los síntomas, sino que la persona acabe el tratamiento con una serie de herramientas y de conocimiento perdurable en el tiempo.